viernes, septiembre 10, 2010

Carbajalinos a Monterrubio

LOS VECINOS AFECTADOS DENUNCIAN EL "NULO" MANTENIMIENTO DE LA CARRETERA Y LA DESAPARICIÓN DEL FIRME

Araceli Saavedra
El firme de la carretera de Carbajalinos a Monterrubio prácticamente ha desaparecido en varios puntos de su trazado por los nulos y graves defectos de mantenimiento y conservación por parte del titular de la vía, la Diputación Provincial.

Desde hace más de tres años los vecinos de estos pueblos, pertenecientes al municipio de Rosinos de la Requejada, han visto desaparecer la capa de aglomerado y aflorar los guijarros que hacen intransitable y de alto riesgo la conducción por la carretera para llegar a estos dos cascos urbanos y al de Villarejo de la Sierra.

Durante el recorrido ninguna señal alerta a los conductores del deficiente estado en el que se encuentra la carretera y los límites de velocidad, a 60, son innecesarios porque en algunos tramos hay que circular por debajo de los veinte kilómetros por hora ante el riesgo de accidente.

Los problemas se han agravado porque los vecinos, cansados de esperar los arreglos, presentaron una denuncia por el estado de conservación de la carretera. Esa denuncia achacaba el deterioro a la circulación de los camiones y maquinaria para la tala y recogida de pinos en los montes del término, vehículos que sometieron a la carretera a un excesivo peso para sus características.

Uno de los tramos que prácticamente ha desaparecido es la curva para entrar en la localidad de Carbajalinos donde en más de 200 metros no hay calzada de ningún tipo. Los vecinos afectados han protestado, además de presentar denuncia, ante el ayuntamiento de Rosinos de la Requejada que hasta la fecha no ha conseguido una solución al problema de vialidad. Además, los rigores del clima han agrandado los problemas de falta de conservación de la carretera debido a las lluvias y a la nieve caídas a comienzos de año.

Mientras tanto, la única entrada alternativa para acceder a Villarejo y Monterrubio es una vía forestal que evita esta carretera, aunque Carbajalinos no tiene alternativa, salvo competir en una carrera de baches.