sábado, diciembre 12, 2009

Ricobayo a Moralina

RETRASO EN LAS OBRAS DE LA CARRETERA ZA-324


El director general de carreteras de la Junta de Castilla y León, Luis Alberto Solís, reconoció ayer en la Comisión de Transportes e Infraestructuras el ritmo excesivamente lento de las obras en la carretera regional ZA-324 entre Ricobayo y el Salto de Villalcampo, según denuncia el PSOE.
Tal como expone el procurador socialista, José Ignacio Martín Benito, Solís informó en la comisión que la segunda capa de rodadura no estará hasta la próxima primavera. Las obras comenzaron en febrero de 2007 y fueron adjudicadas a la UTE formada por Construcciones y Contratas Lerma y Blas-Gon.

Dos años
El procurador socialista denuncia que dos años para la construcción de un tramo de 11,5 km es demasiado tiempo y que los vecinos han tenido que soportar una carretera llena de baches y, después, desde el pasado verano, con el cierre de la misma, dar un rodeo de 29 kilómetros por Cerezal de Aliste, Bermillo de Alba, Pino del Oro y Carbajosa, para salvar la distancia entre Ricobayo y Villalcampo (6 km).
Por ello, Martín Benito pidió al director general que atienda la reclamación del alcalde de Pino del Oro, que espera que la Junta deje el camino rural utilizado como carretera provisional entre Pino y Carbajosa en las mismas condiciones en las que estaba antes de su habilitación para desviar el tráfico rodado por corte de la carretera de Ricobayo a Villalcampo.

Rodeo de 29 kilómetros
Para Martín Benito, la obra de esta carretera «es un ejemplo de improvisación y de falta de planificación» por parte de la Junta de Castilla y León.
Incide el procurador socialista en que con el cierre de la carretera y el rodeo de 29 kilómetros han ocasionado grandes trastornos a los vecinos y usuarios y recomendó al director general que las próximas actuaciones de la Junta en la provincia de Zamora sean más ágiles y estén mejor planificadas.

Foto: Tramo entre Ricobayo y el Salto de Villacampo. Chany Sebastián (La Opinión de Zamora).